domingo 02 de octubre de 2022 - Edición Nº1397

Pasa en Tucumán | 26 nov 2021

Ocho allanamientos y tres detenciones

Desactivaron una banda de ladrones que invertía el botín de sus robos en criptmonedas


Un megaoperativo con nueve allanamientos en distintas zonas de la capital tucumana finalizó este viernes con tres detenidos e importantes secuestros. La medida judicial permitió desactivar una peligrosa banda dedicada a realizar violentos robos y que al menos contaría con 10 personas entre sus miembros.

Los operativos fueron dirigidos por el Ministerio Fiscal a requerimiento de la Unidad Fiscal de Robos y Hurtos I, a cargo de Diego López Ávila, en trabajo conjunto con la Policía. El procedimiento comprendió nueve allanamientos en San Miguel de Tucumán, con resultados altamente positivos.

Las medidas judiciales se concretaron tras una ardua tarea de investigación a una peligrosa banda dedicada a realizar violentos robos en toda la provincia (al menos ocho hechos ya han sido probados). Dicha organización delictiva contaba con valiosos recursos humanos, información previa de dónde golpear, distribución de tareas, medios de movilidad y tecnología suficiente para concretar sus hechos. Estaba integrada al menos por 10 personas, entre hombres y mujeres, todos con frondoso prontuario judicial.

La investigación comenzó a partir de un robo cometido en la noche del 24 de diciembre del año pasado, cuando al menos 7 delincuentes fuertemente armados ingresaron a un edificio de calle Monteagudo al 700 de esta capital, reduciendo violentamente al empleado de seguridad y amenazándolo con armas de fuego. Luego se dirigieron a un departamento que sabían que se encontraba sin moradores y de allí sustrajeron una importante suma de dinero en dólares, euros, joyas y medallas de oro.

“Esta investigación duró mucho tiempo, once meses de escuchas telefónicas en donde fuimos determinando las distintas personas implicamos. Hablamos de una banda que tenía una complejidad y una organización muy elevada. Hasta tal punto que, no sólo contaban con armas de fuego y todo lo que hace a la logística de armamento y medios de movilidad, sino también con una persona que derretía en oro las joyas que robaban para que no puedan ser identificadas y otro sujeto que al efectivo o las pertenecías sustraídas inmediatamente las transformaba en dinero o hacía inversiones en bitcoins y en bolsa. Había una inteligencia de una naturaleza inesperada para lo que son las investigaciones locales”, expresó López Ávila.

Asimismo, el fiscal agregó: “El resultado de los allanamientos fue absolutamente inesperado para nosotros, porque no solamente dimos con los autores del hecho identificado, sino que también nos encontramos con un armamento enorme. Generalmente ingresaban a casas de familia de manera muy violenta y siempre con un número grande de personas, que luego se repartían grandes ganancias”.

Se secuestraron al menos 8 armas de fuego, tumberas y cartuchos de distintos calibres; tres automóviles y dos motocicletas; $300.000 en efectivo, dólares; cadenas, joyas y relojes; teléfonos celulares; dispositivos electrónicos; alta tecnología para realizar millonarias operaciones con criptomonedas; documentación; vestimenta; entre otros elementos relevantes para la causa.

Cabe subrayar que una fracción de este grupo delictivo ya se encuentra detenida y tras las rejas, en el marco de otra investigación llevada a cabo por la misma UFI, tratándose en ese caso del robo agravado de una farmacia ubicada en avenida Alem al 2.000.

La particularidad que presentaba esta organización es la modalidad utilizada para invertir el dinero sustraído. La misma constaba con el asesoramiento de un financista, quien por medio de operaciones virtuales, de arbitraje y en inversiones en Forex (mercado de divisas), adquiría criptomonedas con el fin de generar mayores ganancias para la banda.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias